Huesos y dolor de espalda

Huesos y dolor de espalda

En todo el cuerpo hay alrededor de 206 huesos esqueléticos, que incluyen los huesos largos, cortos, gordos y desiguales. Dentro de los huesos hay glóbulos rojos (RBC), médula ósea, fósforo, calcio y magnesio. 
El magnesio son elementos metálicos de color blanco plateado que parten de compuestos orgánicos y trabajan con el calcio para brindar apoyo y fuerza a los músculos, con los que se conectan los huesos para defender los órganos internos y el movimiento. El calcio es similar al magnesio, pero se produce a partir de metales alcalinos de la tierra.
Los músculos esqueléticos del cuerpo nos brindan el apoyo que necesitamos para movernos, estar de pie, caminar, sentarnos, etc. mientras apoyamos la postura. Los músculos se contraen, acortan y expanden. Los músculos se adhieren a los huesos, así como a los tendones. Una vez que los músculos comienzan a contraerse, estimula la fibra muscular, que se alimenta de las neuronas motoras. 
Los nervios están formados por extensiones de células nerviosas, que son similares a hilos y transmiten impulsos hacia el exterior desde el cuerpo de las células. (Axón) Los cuerpos celulares son extensiones ramificadas de células nerviosas (neuronas), que reciben señales eléctricas de otros nervios que conducen señales de regreso al cuerpo de las células. Esta acción surge de las dendritas. Las dendritas transmiten impulsos nerviosos al área principal del cuerpo que cuando se interrumpen pueden causar problemas importantes. 
A este sistema grande e importante lo llamamos Sistema Nervioso Central. (SNC) A las dendritas también se les llama árbol a veces, ya que almacena minerales que cristalizan el sistema y forman la forma de un árbol. El SNC es una red de neuronas o células nerviosas que incluyen las fibras musculares. Las fibras y las células nerviosas se encadenan y consisten en cuerpos celulares, dendritas, axones, etc. A través de estas neuronas se transmiten mensajes, cuyas sensaciones se transmiten al cerebro, llevando así impulsos motores que llegan a los órganos vitales y músculos.
Usamos nuestros músculos y los componentes combinados para movernos. Los músculos esqueléticos también son transmisores, ya que estos músculos envían energía que crea contracciones musculares y se forma como ATP. Los músculos también se forman como trifosfato de adenosina, ADP (fosfato de difosfato de adenosina) e hidrólisis. 
La hidrólisis son reacciones que ocurren con los fluidos. Por tanto, las reacciones químicas surgen con reacciones compuestas y provocan la descomposición. Además, reacciona produciendo dos o más compuestos adicionales, que pueden incluir una combinación de glucosa y / o minerales, etc.
El trifosfato de adenosina es un componente de nuestro ARN. Los compuestos de adenina y azúcar ribosa orgánica, que forma los componentes del ácido nucleico y la energía, que se transporta a través de moléculas. La ribosa tiene azúcares de cinco carbonos, que se encuentran en las células vivas. 
Sus constituyentes, el ARN, juega un papel vital en la estructura metabólica, ya que existen compuestos que incluyen ácidos nucleicos, riboflavina y ribonucleótidos. La riboflavina es necesaria para el crecimiento y la energía. Los pigmentos están formados por cristales de color amarillo anaranjado, que derivan del complejo de vitamina B. La riboflavina también es vital para determinadas enzimas. La riboflavina a veces se conoce como vitamina G y también como lactoflavina.
Conseguimos tono de nuestros músculos, ya que actúan como retenedores. La acción hace que los músculos retengan cierto grado de contracciones, lo que interrumpe la transmisión de impulsos nerviosos o compuestos cristalinos blancos que se liberan de los extremos de la fibra neuronal (acetilcolina) mediante el uso de enzimas conocidas como colinesterasa.
Las enzimas del cerebro, la sangre y el corazón descomponen la acetilcolina, descomponiéndola en ácidos acéticos (avinagrados) y colina, que suprime sus estímulos y afecta los nervios. La acción a veces se conoce como acetilcolinesterasa. Las enzimas son proteínas complejas. Los elementos se producen a partir de las células vivas y promueven reacciones bioquímicas específicas. Las enzimas actúan como catalizadores.
Cada elemento descrito constituye las partes del cuerpo que, cuando se ven afectadas, pueden provocar dolor de espalda. Por ejemplo, si el tono muscular no logra contener las contracciones y se interrumpe la transmisión de los impulsos nerviosos en un momento dado, los músculos se ejercitan demasiado, lo que provoca dolor de espalda.

Related posts

Leave a Comment